lunes, 28 de septiembre de 2009

Es lunes. Una sonrisa, por favor.

Mirad y aprended chicas...
Esto es ARTE y no lo que yo hago delante del espejo....

video

viernes, 25 de septiembre de 2009

El final del verano

Confieso que soy especialmente friolera y que me encantan las calores del verano. En invierno, hiberno, qué le vamos a hacer. Me entristecen los días grises, me dan ganas de no hacer nada. Todo se me hace más cuesta arriba.
Por eso me gusta que el verano se alargue. Cada día, cuando me levanto y veo el sol, pienso... qué bien... un día más. Este año el tiempo, al menos en mi tierra sureña, se está portando bien. Hemos tenido unos días algo frescos (que también se agradecen) pero mantenemos un tiempo envidiable. Y que dure...
Porque cuando llega el otoño, y tras él el invierno, las cosas cambian. Cuando viene el frío, se van las tertulias del verano. Se cierran las piscinas, se guardan las sombrillas, desaparecen las barbacoas, y con todo ello, los paseos, las cenas al aire libre, los cotilleos hasta el amanecer... Y lo peor es que parece como si la gente también desapareciera. Despertador, trabajo, vuelta a casita y... a ver la tele abrigaditos en el sofá.
Nos vemos menos... claro que, si siguiéramos al ritmo veraniego, tal vez no lo cogeríamos con las mismas ganas el año que viene. Visto así... no hay mal que por bien no venga.
Pero lo voy a echar de menos...

martes, 22 de septiembre de 2009

Sí que cambian los tiempos, sí

Un amigo me manda estas notas por email, firmadas por R & D. Creo que viene al hilo de algunas de mis reflexiones de esta semana, por eso voy a publicarlas. Si el autor no está de acuerdo, que me lo diga y las retiraré.

Hoy lloramos la muerte de un querido amigo, “Sentido Común”, que ha estado entre nosotros durante muchos años.
Será recordado por haber sabido cultivar lecciones tan valiosas como que hay que trabajar para poder tener un techo propio sobre la cabeza; que se necesita leer todos los días un poco; saber por qué los pájaros que madrugan consiguen lombrices, y también por reconocer la validez de frases tales como “la vida no siempre es justa” y “tal vez haya sido yo el culpable”.
Sentido Común vivió bajo simples y eficaces consignas (no gastes más de lo que ganas), y estrategias parentales confiables (los adultos están a cargo, no los niños)
Su salud comenzó a deteriorarse rápidamente cuando se aplicaron reglas bien intencionadas pero ineficaces: informes respecto a un niño de seis años acusado de abuso sexual por haber dado un beso a una compañera de clase; adolescentes que debieron irse a otro colegio por haber denunciado a un compañero distribuidor de droga, y una maestra despedida por reprender a un alumno indisciplinado, sólo hicieron que empeorara su condición.
Sentido Común perdió terreno cuando los padres atacaron a los maestros, sólo por hacer el trabajo en el que ellos fracasaron: disciplinar a sus ingobernables hijos.
Declinó aún más cuando las escuelas debieron requerir un permiso de los padres para administrar una aspirina, poner protector solar, o colocar una tirita a un alumno. Aunque eso sí, no podían informar a los padres si una alumna estaba embarazada y quería abortar.
Sentido Común perdió el deseo de vivir cuando los Diez Mandamientos se convirtieron en material risible, las iglesias en negocios, y los criminales empezaron a recibir mejor trato que sus víctimas.
Para Sentido Común fue un duro golpe que uno ya no pueda defenderse de un ladrón en su propia casa, porque el ladrón pueda demandarnos por agresión; y que si un policía mata a un ladrón, incluso si éste estaba armado, sea inmediatamente investigado por exceso de defensa, cuando no acusado de gatillo fácil.
Y así, muchísimos casos más de nuestra vida terrenal.
La muerte de Sentido Común fue precedida por la de sus padres, Verdad y Confianza; la de su esposa, Discreción; la de su hija, Responsabilidad, y la de su hijo, Raciocinio.
Le sobreviven sus tres hermanastros: 'Conozco Mis Derechos', 'Otro Tiene la Culpa', y 'Soy Una Víctima de la Sociedad'.
No hubo mucha gente en su funeral porque muy pocos se enteraron de que se había ido.
Si aún lo recuerdas, hónrale publicando esto para conocimiento de toda la buena gente que lo conoció y valoró.
En caso contrario, únete a la mayoría y no hagas nada...

domingo, 20 de septiembre de 2009

Como cambian los tiempos

Cuando escribía mi entrada anterior, mi intención, en un principio, era comparar la infancia vivida en un pueblo con la que se puede vivir en la ciudad. Y ya he dejado claro mi punto de vista sobre ese asunto (pueblo 1, ciudad 0).
Pero, a la vez que escribía, sentía que me dejaba algo en el tintero, que otra comparativa cruzaba por mi cabeza. Menos nostálgica. Más crítica. Porque es obvio lo que han cambiado las cosas desde mi niñez. En todos los sentidos. Pero la infancia ¿es mejor ahora?
Si hablamos de tranquilidad ciudadana, evidentemente ahora es impensable dejar salir a los niños solos. En una ciudad desde luego. Incluso en los pueblos las cosas tampoco son ya como antes.
Si hablamos de juguetes, ahora la variedad es infinita. A veces, el precio también. Además, los niños tienen tantos que no son capaces de apreciarlos. Demasiados juguetes que hacen casi de todo dejando muy poco espacio a la iniciativa y... a la imaginación.
Destacando entre ellos están los videojuegos y las consolas, con gráficos alucinantes, con las que vivir miles de aventuras "virtuales", que algunos llegan a confundir con la realidad, y con las que los niños pasan horas y horas jugando... solos.
Casi todos tenemos ordenador en casa, y muy pronto los habrá en todos los colegios. E internet. Eso está muy bien si enseñamos a los niños a usarlos para estudiar, aprender, y también para entretenerse, por qué no. El problema es que utilicen estos medios para buscar los deberes y los exámenes ya hechos para ahorrarse el esfuerzo. O, lo que es peor, que caigan en manos de indeseables... y no voy a decir más.
También están las llamadas redes sociales (twenty y demás). Así nuestros menores se comunican entre ellos, paliando de esta manera el no poder estar juntos a la antigua usanza. Pero ¡cuidado con el uso que otros les pueden dar a las fotos que comparten!
¿Cuántos niños tienen teléfono móvil? Me parece estupendo que los padres estén más tranquilos teniéndolos localizados, aunque les cueste una pasta. El problema es que pierdan el correcto uso del lenguaje para así abaratar los sms, o que algunos de sus hijos los usen para grabar gamberradas, por llamarlas de alguna manera, y colgarlas en el youtube.
Y el mp3/4, y el ipod, y el iphone, y lo que venga... todo está bien si se sabe utilizar responsablemente. Y para ello están los padres y los educadores. Los primeros tienen toda mi admiración, ya lo he dicho más de una vez. Para los segundos, en una época especialmente difícil, mi apoyo más incondicional. ¡Suerte maestros!
Eso sí, si comparo mi vieja cartera del cole, repleta a rebosar de libros y cuadernos, con las mochilas y ¡los troleys! de los niños de hoy, no hay color... y si no que se lo pregunten a mi espalda....

viernes, 18 de septiembre de 2009

Infancia en un pueblo

Hoy me siento especialmente nostálgica. Estoy en uno de esos días tontos que todos tenemos de vez en cuando en que, sin saber por qué, te vienen a la cabeza recuerdos de días pasados. Y me he acordado de mi niñez, en mi pueblo, Montellano, y en cómo me lo pasé aquellos años.
He recordado los juegos con mis amigos/as en la calle, al escondite, al tejo, al elástico (las niñas), a las canicas, al fútbol, a pídola (los niños), los paseos hasta el kiosko de chuches a gastar lo que nos daban de paga, las sesiones de cine (en las que, a veces, lo de menos era la película), las tardes de domingo sentados en los "jardincitos", simplemente charlando y riendo, a veces discutiendo, sin mayor preocupación que la de no llegar tarde a casa ...
Y mi pandilla... ay mi pandilla... cómo nos hemos divertido y cómo nos hemos querido...
En la ciudad hubiera sido diferente. En la ciudad los niños no salían solos a jugar a la calle. Sus padres los llevaban al cole, los recogían, los llevaban a alguna que otra fiesta de cumpleaños,... y los amigos/as ¿qué? Estaban los compañeros de clase, donde siempre habría alguno más allegado, pero cuando se acababa el cole ¿qué? En la ciudad no había pandillas hasta que no se tenían unos años más pero entonces,... entonces las cosas ya eran distintas, y las conversaciones, y los juegos...
Eran otros tiempos, está claro...

miércoles, 16 de septiembre de 2009

Cumpleaños en el Chaleti

Este verano ya llevamos dos cumpleaños. Julia y Anabel. En ambos, chuches, tartas, velas, regalos y mucha diversión. Y gracias a las ideas de mi amiga Lisset, este año hemos triunfado con la piscina de bolas y la búsqueda del tesoro pirata.







Los globos son cosa mía (muy original....).

lunes, 14 de septiembre de 2009

Es lunes. Una sonrisa, por favor.

PREMIOS STELLA AWARDS:

Los Stella Awards son unos premios judiciales que se dan anualmente en USA para poner en evidencia su ridículo sistema judicial. Estos premios llevan el nombre de Stella Liebeck, la cual, en 1992, a la edad de 79 años, sufrió un accidente en un McDonalds al caérsele por encima el café produciéndole quemaduras de diversa consideración. Fue indemnizada con 2.9 millones de dólares. Desde entonces, en las tazas de café se advierte de que el contenido está muy caliente y de su peligro.

SÉPTIMO PUESTO
Kathleen Robertson de Texas fue indemnizada con 780.000 dólares por un jurado tras romperse un tobillo después de tropezar y caerse por culpa de un niño que estaba corriendo en una tienda de cocinas. Los dueños de la tienda se sorprendieron al ser obligados a pagar dicha cantidad, más aun al saber que el niño que tan mal se había comportado era el hijo de la señora Robertson.

SEXTO PUESTO
Carl Truman de Los Ángeles y de 19 años, gano 74.000 dólares más los gastos médicos cuando un conductor pasó por encima de su mano con el coche, un Honda. Carl Truman no se dio cuenta de que había alguien al volante del coche cuando se puso a robarle los tapacubos.

QUINTO PUESTO
Terrence Dickson, de Pennsylvania, estaba abandonando una casa después de robarla, y decidió salir por el garaje. No fue capaz de salir por la puerta del garaje porque estaba rota, y al intentar volver a la casa se dio cuenta de que la puerta que conectaba ambas estancias era de un único sentido y no podía salir o volver a la casa. La familia estaba de vacaciones, y el señor Dickson estuvo encerrado en el garaje durante 8 días. Para sobrevivir, lo hizo a base de Pepsi y un enorme saco de comida para perros que encontró. Denuncio al dueño de la casa por los daños morales sufridos por aquel incidente, y el jurado accedió a situar la indemnización del propietario al ladrón en 500.000 dólares.

CUARTO PUESTO
Kara Walton denunció con éxito al propietario de un pub nocturno de la ciudad cuando ella se cayó desde la ventana del baño al suelo y se rompió los dientes contra el suelo. Esto ocurrió mientras la señorita Walton intentaba colarse por la ventana del baño de mujeres para no pagar la cuenta de 3,50 dólares. El propietario tuvo que pagarle 12.000 dólares y gastos dentales.

TERCER PUESTO
Un restaurante de Philadelphia tuvo que pagar 113.500 dólares a Amber Carson, después de que resbalara con un refresco y se rompiera el coxis. Dicho líquido estaba en el suelo porque ella se lo había lanzado a su novio media hora antes durante una pelea.

SEGUNDO PUESTO
Jerry Williams, de Arkansas, percibió 14,500 dólares más los gastos médicos después de ser mordido en el culo por el perro de su vecino. El perro estaba en una jaula dentro del jardín de su propietario encerrado. La indemnización fue menor al percibir el jurado una cierta provocación en el hecho de que el señor Williams estuviera disparándole al perro desde arriba de la jaula con una pistola de bolas.

PRIMER PUESTO
Mr. Merv Grazinski, de Oklahoma City, en Noviembre de 2000 se compró una caravana marca Winnebago de las grandes (de las que son a la vez coche y caravana). En su primer viaje, estando en una autovía, seleccionó el dispositivo que fija una velocidad de crucero a 70 millas por hora (unos 120 km/h) y se fue a la parte de atrás a prepararse un café, con la caravana en marcha a semejante velocidad. No sorprende el hecho de que el camión/caravana siguiera recto y tomara la tangente en la primera curva y colisionara. Mr. Grazinski contrariado denunció a Winnebago por no advertirle en el manual de uso de que el programador de velocidad no es un piloto automático que toma curvas, frena cuando es necesario e incluso detiene el vehículo si preciso fuere. Por ello, fue recompensado con 1,750,000$ mas una nueva caravana.
Actualmente, Winnebago advierte de tal circunstancia en sus manuales, para el caso de que algún otro imbécil compre uno de sus vehículos.

Después de esto, ¿a quién le sorprende que en el cuestionario que te dan en el avión cuando vas a los EEUU te pregunten si vas a cometer un delito o un acto terrorista?

domingo, 13 de septiembre de 2009

Don Benjamín


Culto, educado, de trato cordial y siempre amable. Religioso. Ecuánime y ordenado. Serio, aunque con un toque socarrón muy personal. Cariñoso a su manera, sin aspavientos pero con alma. Y paciente, muy paciente. De nacimiento, gallego. De adopción, andaluz, y "romano". De profesión y vocación, maestro. De corazón, marido y padre.

Hoy hace 4 años que nos dejaste, aunque te echamos en falta desde hace bastantes más (maldito Alzheimer). Te quiero, papá.

viernes, 11 de septiembre de 2009

Feliz Cumpleaños

Hoy es el cumpleaños de mi sobrina Anabel. Cumple 8 años.
Su venida al mundo en un día tristemente tan señalado nos sirve para celebrar la vida y nos recuerda que siempre hay esperanzas de un mundo mejor.
Desde aquí, todo mi cariño. Y el del tito Luis. Nos vemos mañana en el Chaleti para celebrarlo. Un besazo, preciosa.

miércoles, 9 de septiembre de 2009

La vuelta al cole

El pasado domingo vinieron al Chaleti mi madre, hermanos y sobrinas. Barbacoa familiar para despedir el verano.
En medio de la comida se me ocurrió preguntar a las niñas ¿cuándo empezais el cole? ¡Qué caras me pusieron! Mi cuñada me dijo ¡vaya pregunta! ¡no se lo recuerdes...! Y yo, un poco por continuar la broma, un poco para arreglar el entuerto, dije... si yo lo digo porque ahora empiezan las vacaciones de los padres... Entonces saltó uno de mis hermanos ¡eeeeeh...! ¿qué vacacioneeeeees...? Y todos empezamos a reírnos...
Lo explico.
Mis hermanos, los dos, son profesores. Así que... recogiendo lo ocurrido, lanzo la siguiente reflexión: ¿cuando tienen verdaderas vacaciones los profesores con hijos?

lunes, 7 de septiembre de 2009

Es lunes. Una sonrisa, por favor.

Síntomas de que nos estamos haciendo viejos:

Cuando lees el texto anterior y sonríes.

Cuando, siendo hombre, por fin eres capaz de decirle NO a una mujer sin remordimientos.

Cuando, siendo mujer, por fin eres capaz de decirle que SI a un hombre sin remordimientos.

Cuando haces deporte y, orgulloso, le cuentas a todo el mundo que lo haces.

Cuando hay remedios o medicamentos en la mesa de noche.

Cuando la virginidad hace tiempo que ya no es tema de conversación.

Cuando los niños, ahora te dicen “señor” y te tratan de usted...

Cuando necesitas mucho más tiempo que una mañana para recuperarte de una fiesta.

Cuando tú mismo cuelgas la toalla después de ducharte.

Cuando te molesta que otro deje la pasta de dientes destapada.

Cuando tus hijos saben más que tú de ordenadores.

Cuando vas a la playa y puedes pasar todo el día sin meterte en el agua.

Cuando ves los partidos y conciertos por la tele, en vez de ir a verlos en vivo.

Cuando, para hacer deporte, compras ropa que te tape en vez de mostrar.

Cuando prefieres ver a un amigo que hablar con él horas por teléfono.

Cuando ya sabes lo que quieres.

Cuando, después de leer esto, lo comentas con un amigo al que seguro le va a gustar.


Amigos, no os preocupéis, hemos vivido de ¡¡¡MARAVILLA!!!
La vida es un sueño. Si te despiertas, cierra los ojos y vuelve a soñar.

jueves, 3 de septiembre de 2009

Los coleccionables

Me he fijado en algo que pasa todos los años.
En el mes de septiembre, todas las editoriales sacan sus coleccionables en fascículos. De punto de cruz, caracolas, barcos, figuritas miles, soldaditos, casas de muñecas,... Podeis ver los anuncios estos días en la tele. Están en todas las cadenas, a todas horas.
Supongo que los estudios de mercado así lo aconsejan. Pero no acabo de entender porqué. Porque yo siempre he pensado que la famosa "cuesta" no debería ser de enero, sino de septiembre. Sobre todo para las familias con niños, por aquello de la vuelta al cole. Libros, carteras, mochilas, uniformes, chandals y demás material escolar acaban en un santiamén con el presupuesto familiar este mes. Si a eso le unimos los gastos de vestuario por el cambio de estación, el "relleno" de la nevera tras las vacaciones, la mala "..." de la vuelta al trabajo, y la crisis que no nos da ningún respiro... ¿quién comprará los dichosos coleccionables?

martes, 1 de septiembre de 2009

Amigos en la distancia III

La histora continúa...

El verano siguiente al viaje de Cuba no nos vimos. Fue nuestra mudanza al Chaleti.

El siguiente, tocaba de nuevo revisión médica de Y. Una tarde, cuando Luis y yo estábamos pasando unos días en la playa (Cádiz), con mi hermano, cuñada y sobrinas, recibimos una llamada de ellos. Estaban cerca de casa, de vuelta de Málaga, y nos llamaban para pasar a vernos. ¡Me cachis! ¡También es mala suerte! Así que no pudo ser.

Pasaron otra vez dos veranos y, cuando Luis y yo estábamos pasando un día en la playa, con unos amigos, suena el teléfono y... ¡otra vez son ellos, otra vez cerca de casa, otra vez en plena autovía, de vuelta de Málaga camino de Lisboa ...! Afortunadamente esta vez nos pillaron en Mazagón. Y a mitad de camino, entre ellos y nosotros, El Rocío.

¡Cómo corrimos! Recogimos toallas, neveras, tumbonas y demás enseres playeros, nos despedimos de los amigos y cogimos el coche, raudos y veloces, para llegar al punto de encuentro.

Llegamos a la vez. Y una vez más, como siempre, fue como si nos hubiésemos visto el día anterior. Tomamos un café, hablamos, hablamos,... y entramos a ver a la Virgen. Tal vez fue Ella quien nos reunió.

Y volvimos a despedirnos.

Este año tocaba, pero ...

Sabemos que, con la crisis, a lo largo de los últimos dos años, Y ha pasado largas temporadas trabajando en otro país. Por eso ahora teníamos menos contacto con ellos. Pero,... aún así... nos extrañaba llevar tanto tiempo sin noticias suyas. Así que el otro día les escribí un email para saber qué tal estaban.

Hoy Y nos ha contestado. Se han separado. Sus contínuos viajes, las tensiones familiares y otros temas personales han ganado. Y todos hemos perdido. Así es la vida.

 
Chaleti © 2008 ♥ Template by B.K