lunes, 30 de noviembre de 2009

X Aniversario


HOY HACE 10 AÑOS QUE LUIS Y YO NOS CONOCIMOS
(Entrada programada. Stop. Lo estamos celebrando. Stop)

viernes, 27 de noviembre de 2009

Una vuelta de tuerca

En vista del éxito de mi última entrada voy a dar un giro de 360 grados al tema para quitar hierro al asunto y así nos reimos un ratito.
.
Erase una vez...
... un muchacho que le preguntó a una chica si se quería casar con él.
La muchacha dijo... ¡NOOOO! Y vivió feliz para siempre.



SIN COCINAR



SIN LAVAR


SIN PLANCHAR


SALIENDO CON SUS AMIGAS


ACOSTÁNDOSE CON QUIEN LA VENÍA EN GANA


GASTANDO EL DINERO EN SÍ MISMA


SIN TRABAJAR PARA NINGUNO


FIN

El problema es que de pequeñas, NO nos contaban estos cuentos...
Y... ¡NOS JODIERON CON EL CUENTO DEL MALDITO PRINCIPE AZUL!

miércoles, 25 de noviembre de 2009

"Mi mujer no trabaja"

Si oigo esta expresión cuando a un hombre le preguntan por el trabajo de su mujer, que es ama de casa, me pongo de los nervios. Yo, que lo soy con dedicación exclusiva desde hace unos años, por imposiciones de la vida, nunca he oído a Luis decir semejante estupidez. El siempre matiza la frase y especifica que yo no trabajo "fuera de casa" (porque lo que es dentro...).
¡Qué poco reconocidas y valoradas están las labores del hogar! De soltera trabajaba en un laboratorio y, como no, en casa. Es un trabajo no remunerado, pero igualmente digno y a veces incluso más agotador. Y si lo era para mí, que vivía sola, no quiero ni imaginarme el día a día de las chicas casadas que también trabajan fuera. Y no hablemos si tienen niños...
Por eso, cuando oigo expresiones como esa...
Cuando me casé, como tuve que dejar el laboratorio, llegué a un acuerdo con Luis. El trabajaba fuera de casa así que a mí me tocaba hacerlo "dentro". Y a mi, chica independiente y de todo menos machista, no se me cayeron los anillos con semejante acuerdo. Porque siempre tuve claro que los dos trabajos eran igualmente importantes. El, con el suyo, sostenía económicamente la unidad familiar y yo, con el mío, hacía que su día a día fuera ordenado, limpio y cómodo. Me dediqué a hacer su vida agradable sin un ápice de remordimiento feminista porque si él era feliz y estaba relajado y bien cuidado, esto a la fuerza se reflejaría en su capacidad para llevar a cabo su trabajo con eficiencia y eficacia. Calidad de vida. Así ganábamos los dos. Quizás a esto se refiere el dicho de que tras un gran hombre siempre hay una gran mujer.
Más tarde, cuando Luis dejó su trabajo, el acuerdo cambió. Si ninguno trabajaba "fuera", los dos debíamos compartir el trabajo de "dentro". Y eso hicimos. Pero ¡ojo!, no repartimos todo al 50%, como hacen muchas parejas. Ni siquiera lo intentamos. Nuestra filosofía era otra.
Me explico. No nos valía eso de "esta semana planchas tu y la que viene me toca a mi"... No. Lo que hicimos fue "mientras tu planchas, yo quito el polvo" o "mientras yo guiso, tu sacas la basura"... El caso era llevar la casa entre los dos, con un reparto de las tareas, siempre dando opciones a que cada uno pueda elegir las que, o le gustan más, o se le dan mejor, o ambas cosas a la vez... (o ninguna, que también las hay, vaya si las hay...).
Entonces me tocó ver las caras de alguno de esos que dicen que su mujer "no trabaja" al enterarse. Y oirlos decir: Ah, ¿pero Luis "te ayuda" en casa?
Sin comentarios... ¿Es que por eso es menos hombre? Para mi precisamente, es todo lo contrario. ¿Y qué significa eso de que "me ayuda"? ¿Qué pasa, que las labores del hogar sólo son cosa mía? NO, señor, no "me ayuda". La casa es de los dos y tenerla en las mejores condiciones es cosa de ambos.
Para terminar, un consejo. Cuando los hombres se deciden a echar una mano en casa, hay que dejarlos hacer las cosas a su manera. Porque nuestro problema es que no sólo queremos que lo hagan sino que queremos que lo hagan como nosotras lo hacemos, ¿a que tengo razón?.
Por cierto, Luis lo hace mucho mejor que yo...

lunes, 23 de noviembre de 2009

Es lunes. Una sonrisa, por favor.

Una sonrisa para algunas que estáis en horas bajas.

video

Que paséis una buena semana. Animo, chicas.

viernes, 20 de noviembre de 2009

Gripe A

Os dejo una visión interesante de la Gripe A. Son seis videos. Merecen la pena.
http://www.youtube.com/watch?v=A0JqQyl09zQ&feature=player_embedded

lunes, 16 de noviembre de 2009

Este tiempo loco

Cada año, la aparición de las castañas asadas anuncia la llegada del frío.
¿Fríooooooo? ¿Qué fríooooooo? ¿Qué pasa este año con el tiempo? Estamos a mediados de noviembre y en Sevilla aún seguimos en manga corta. ¡Qué calor! El otro día me puse medias y casi me sale un sarpullido en las piernas... ¡Qué picores! Y mi madre contando que en sus tiempos se estrenaban los abrigos el Día de Todos los Santos...
Con este tiempo loco una no sabe qué ponerse. Un día parece que ha amanecido algo más fresco, coges una chaqueta, sales a hacer la compra y al rato te toca cargar con ella toda la mañana porque no hay quién la aguante puesta...
Realmente aún no he sentido la necesidad de abrigarme. Además, te pongas lo que te pongas, vas incómoda. Si llevas algo liviano te miran por la calle porque tu vestimenta no pega (no debe ser políticamente correcto vestir de verano en noviembre, haga el calor que haga...). Y si te abrigas, como se supone que corresponde a esta época del año, te asas.
Lo único bueno de todo esto es que, hasta ahora, me he ahorrado el cambio de armarios. Lo malo, que ya me estoy hartando del "qué me pongo". Así que he decidido no esperar más. Voy a unirme a la mayoría y a sacar la ropa de invierno.... Y si la semana que viene aparezco poco por aquí, es que estoy perdida tras montañas y montañas de plancha.

Es lunes. Una sonrisa, por favor.

¿Naciste en los años 50, 60 ó 70? ¿Cómo conseguiste sobrevivir?
(A vueltas con mi vena nostálgica, publico esto que me llegó hace tiempo por email)
1.- Los coches no tenían cinturones de seguridad, reposa cabezas, y tampoco Airbags.
2.- En los asientos traseros nos lo pasábamos divertido y no era peligroso.
3.- Las cunas y los juguetes tenían muchos colores y las pinturas utilizadas tenían un alto contenido en plomo u otros materiales peligrosos.
4.- No existían los sistemas de seguridad para niños en los enchufes, puertas de coches, medicamentos o en los productos químicos para la limpieza del hogar.
5.- Se podía andar en bicicleta sin tener que llevar casco.
6.- Se bebía agua de la manguera del jardín o de otras fuentes y no agua mineral de botellas esterilizadas…
7.- Construíamos coches con cajas de madera, y aquellos que tenían la suerte, de vivir en una calle asfaltada con pendiente podían intentar fijar un nuevo récord de velocidad.
8.- Se podía ir a jugar con la única condición de volver a casa antes de oscurecer. No existían los móviles... Y nadie sabía por dónde andábamos.
9.- Las clases duraban hasta el mediodía y veníamos al mediodía a comer a casa.
10.- Teníamos heridas de las caídas, huesos rotos, y también dientes rotos, pero nadie tenía la culpa, sólo nosotros mismos.
11.- Podíamos comer dulces y pan con manteca, tomar bebidas con azúcar de verdad y nunca teníamos problemas con el sobrepeso, porque siempre estábamos jugando en la calle y éramos muy activos.
12.- Podíamos compartir entre cuatro una naranjada (más tarde una de un litro)… beber de la misma botella o jarra sin que nadie muriese por ello.
13.- No teníamos Playstation, Nintendo, Xbox, Canales por cable, Video, Dolby surround, móviles, ordenador, internet…, sin embargo … teníamos AMIGOS.
14.- Podíamos salir, e ir a pie o en bicicleta a visitar a nuestros amigos, aunque viviesen a varios Km. de distancia, llamar o entrar en la casa sin llamar a la puerta y buscarlos para jugar.
15.- Jugábamos al fútbol con una portería y si a uno de nosotros no era cogido en la “selección”, no se creaba un trauma psicológico y el mundo no se venía abajo por eso.
16.- Algunos alumnos no eran tan buenos como otros, y si tenían que repetir se repetía el año. No por ello no se enviaba nadie al psicólogo o al pedagogo.
17.- Teníamos libertad, a veces contratiempos, éxitos, deberes..., y aprendíamos a vivir con ello.
La gran pregunta es ¿cómo hemos conseguido sobrevivir a todo ello? Y sobre todo ¿cómo hemos podido desarrollar nuestra personalidad?
¿Tú también eres de esta generación? Siendo éste el caso, entonces cuéntale todo esto a los amigos de tu quinta… o a sus niños, sobrinos y nietos… para que vean como éramos “antes“.
Seguro que dirán, que nosotros teníamos una vida muy aburrida - pero - ¡¡¡fuimos tan felices!!

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Cultura universitaria

El otro día, conversando con unos amigos, salió esta expresión, haciendo alusión a los que hemos estudiado una carrera universitaria. Y confieso que no estoy de acuerdo con el significado que se le daba en el contexto de la conversación. O al menos, yo lo entiendo de otra manera.
Hablaban de "cultura universitaria" dando a entender que, simplemente por el hecho de ser universitario, se te supone un nivel cultural alto. Pues bien, ¡yo sé de más de uno que...! Y lo mismo pasa a la inversa. Conozco gente que, sin haber pisado la Universidad, nos daría lecciones.
Además, si bien es cierto que la Universidad me dió conocimientos para poder ejercer más adelante una profesión (aunque el temario y el sistema de estudios sean más que discutibles), no creo que al hablar de "cultura universitaria" se esté haciendo alusión a eso tampoco.
Lo que a mi me dio el asistir a la Universidad fue algo más.
Yo, chica de pueblo y de colegio de monjas, llegué a la Universidad bastante encorsetada y con muchos prejuicios. Sin embargo, una vez allí, aprendí una manera diferente, liberal y mucho más natural, de tratar y ser tratada, sin los artificios de la sociedad ni los coqueteos que podría imponer el sexo y la edad de los compañeros.
Te sentabas junto a un desconocido y, sin necesidad de presentaciones, al rato ya estabas tomando un café, hablando de lo humano y lo divino, en la cafetería. De tu a tu. Nos igualaba inmediatamente el hecho de ser compañeros y eso nos proporcionaba la mejor manera de empezar a conocernos. Al poco tiempo, ya compartías apuntes y noches de vela, exámenes y preocupaciones. Juergas y salidas nocturnas las viví menos, porque los esfuerzos de mis padres y mi beca me pedían menos pitorreo y más codos... ¡cachis!
Cuando vuelvo la vista atrás, me doy cuenta de que aprendí muchas cosas, muchísimas. Aprendí a aprovechar mi tiempo, a organizarme, y me volví responsable e independiente. Incluso más tolerante. El saber estar, el don de gentes, aún los debo cultivar más, qué le vamos a hacer.
Esto es lo que yo aprendí. Otros estudiaron mucho (o no...) pero no aprendieron nada.
Además, conozco a muchos que no pisaron la universidad ni tuvieron las mismas oportunidades y han sabido aprovechar al máximo lo que la vida les ha puesto delante.
Cultura no es sólo saber más. Es mantener siempre las ganas de seguir aprendiendo, aprovechar lo que sabes, sacarle partido y compartirlo con los demás.
Por cierto, lo que menos me ha servido de mi "cultura universitaria" son los conocimientos propios de mi carrera ya que dejé mi trabajo para casarme. ¡Manda h...!

jueves, 5 de noviembre de 2009

Es lunes. Una sonrisa, por favor.

COMO EXPLICAR EL NACIMIENTO DE UN NIÑ@
EN EL SIGLO XXI

Las abejas, las flores, la semilla en la tierra, la cigüeña,... todo eso está desfasado. SEAMOS MODERNOS.

Un hijo le pregunta a su padre:

- Papa, ¿como nací yo?

- Muy bien hijo, algún día debíamos hablar de esto y te voy a explicar lo que debes saber:

Un día, Papá y Mamá se conectaron al Facebook. Papá le mandó a Mamá un e-mail para vernos en un cybercafé. Descubrimos que teníamos muchas cosas en común y nos entendíamos muy bien. Papá y Mamá decidimos entonces compartir nuestros archivos. Papá introdujo su Pendrive en el puerto USB de Mamá. Cuando empezaron a descargarse los archivos nos dimos cuenta que no teníamos Firewall. Era ya muy tarde para cancelar la descarga e imposible borrar los archivos ... así que a los nueve meses ... apareció el virus ...

Gracias, Lisset

GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ: "13 LÍNEAS PARA VIVIR"

1.- Te quiero no por quien eres, sino por quien soy cuando estoy contigo.

2.- Ninguna persona merece tus lágrimas, y quien se las merezca no te hará llorar.

3.- Sólo porque alguien no te ame como tú quieres, no significa que no te ame con todo su ser.

4.- Un verdadero amigo es quien te toma de la mano y te toca el corazón.

5.- La peor forma de extrañar a alguien es estar sentado a su lado y saber que nunca lo podrás tener.

6.- Nunca dejes de sonreír, ni siquiera cuando estés triste porque nunca sabes quien se puede enamorar de tu sonrisa.

7.- Puedes ser solamente una persona para el mundo, pero para alguna persona tú eres el mundo.

8.- No pases el tiempo con alguien que no esté dispuesto a pasarlo contigo.

9.- Quizá Dios quiera que conozcas mucha gente equivocada antes de que conozcas a la persona adecuada, para que cuando al fin la conozcas , sepas estar agradecido.

10.- No llores porque ya se terminó, sonríe porque sucedió.

11.- Siempre habrá gente que te lastime, así que lo que tienes que hacer es seguir confiando y solo ser más cuidadoso en quien confías dos veces.

12.- Conviértete en una mejor persona y asegúrate de saber quien eres antes de conocer a alguien más y esperar que esa persona sepa quien eres.

13.- No te esfuerces tanto, las mejores cosas suceden cuando menos te las esperas.

Mi recién estrenada AMIGA, Lisset, conocedora del por qué de mis horas bajas estas últimas semanas, me envió estas bonitas palabras para reconfortar mi maltrecho ánimo. Desde aquí le envío mis emocionadas GRACIAS.

martes, 3 de noviembre de 2009

Halloween II

¡Lo pasamos DE MIEDO! Comimos, bebimos, asustamos, nos asustaron y nos divertimos un montón. La verdad es que para ser, supuestamente, una noche de terror, no recuerdo haberme reído tanto ni estar tan relajada y a gusto desde hace bastante tiempo.
Como las imágenes valen más que mil palabras (al menos en algunos casos), aquí dejo alguna de las fotos que hicimos, con permiso del personal.
.


Este es Luis, que iba divino de "La Muerte"...


Yo, de Hechicera, con gato y mi bola de cristal.


(Luis dice que realmente NO iba disfrazada, porque algo de brujilla ya tengo...)



El grupo. Muy bien los disfraces, y mejor aún la compañía.









Haberlas, haylas. Y queimada, y conjuro...




.

A la decoración no le faltó detalle.


Y al buffét, tampoco (una muestra: atentos a las galletas de Tatiana...).





.


Desde aquí, gracias al grupo, en general, por la compañía. Y a Vanessa y a Mariano, los anfitriones, en particular, por recibirnos en su casa. Voy a darles un susto: ¡Amenazamos con volver el año que viene!


Por cierto, ya que algunos me habeis preguntado, la misteriosa aparición y desaparición de esta entrada ha sido mi "truco o trato"...

 
Chaleti © 2008 ♥ Template by B.K