miércoles, 14 de septiembre de 2011

De vuelta... por los pelos...

Este blog ha vuelto de sus vacaciones. Aunque lo de vacaciones ha sido un mero eufemismo. Me he pasado todo el verano pensando. Y pensando. Y pensando. Cuestionándome muy seriamente abandonar definitivamente esta aventura bloguera.

Como ya publiqué no hace mucho, a veces... me ha pesado muchísimo tener un blog abierto. Lo que cuando empecé con esta andadura era para mí una manera de desahogarme, ahora me estaba axfisiando. Por no poder expresarme a gusto, por tener que ocultar a veces mis filias, a veces mis fobias. Estaba atada, muy atada, creedme. Ha habido cosas que me habría gustado contar y no he podido. A veces eran cosas buenas, pero no podía contarlas, porque algunos podrían haberlas malinterpretado. A veces eran cosas no tan buenas, y tampoco... porque a otros les podría haber molestado. Si me voy o no de viaje, si no siempre estoy de acuerdo con la gente que me rodea (es mi derecho), si no me gusta la actitud de algún conocido, si me enfado con algún amigo, si alguien me hace un feo,... debo callarme para que nadie se moleste conmigo... Evidentemente, tampoco es cuestión de venirme al blog y ¡ala!, a largarlo todo... pero a veces (es mi derecho también) me hubiera venido bien cierto desahogo. Y no ha podido ser.

Muchos piensan (y dicen) que no soy precísamente diplomática... y que no tengo ni idea de lo que es ser políticamente correcta... Si ahora me están leyendo, y se dan cuenta de las cosas que me he callado, tal vez me reserven el derecho de la duda. Incluso tal vez pueda ser que de una vez se convenzan de que los años suavizan las aristas, al menos las mías.

Algunos me han aconsejado privatizar. Pero no quiero. Porque yo empecé a escribir un blog para contar mis vivencias, mis añoranzas, mis experiencias, mis aventuras, mis cosas y mis tontadas, y para que mis familiares y amigos me leyeran y supieran de mis dichas y de mis desdichas, de lo bueno y de lo menos bueno, procurando siempre mantener un tono optimista, que tristezas ya tenemos bastantes. Los demás invitados me llegaron como un regalo añadido, que agradezco enormemente (aún recuerdo con ilusión mi primer comentario, mi primer premio...) y que sigue ilusionándome cada entrada.

Así que he retomado el reto. Voy a continuar escribiendo. Lo que me pase a partir de ahora... y quizás algo de lo que antes me he callado... ¿por qué no? Caiga quién caiga. Y quién no quiera, que no lea. Ese es su derecho.

5 Comments:

Nuria said...

Yo creo que haces muy bien. Éste es TU rinconcito de la blogosfera, donde nos cuentas lo que te apetece en cada momento y si a alguien no le parece bien, pues peor para él.
Ya sabes eso que dicen "el que se pica, ajos come"
Un besote y bienvenida

Ana said...

Que alegría tenerte de vuelta!!!!

Tu ni caso, escribe lo que TU quieras y cuando quieras. Como dijo Nuria, es TU blog y quién no le guste que se marche. Ni caso a los malos comentarios. IGNORALOS!!!

Un besazo y me repito, me alegro que estés de nuevo por aquí ;))

CreatiBea said...

Pues muy bien que haces, aunque ya te dije en una ocasión, que te entiendo.


Lo de dar la cara es complicado. A mi también me limita bastante, pero mujer.. hay tantas cosas que contar!!!
Me alegro mucho de tu vuelta.

Esperanza said...

Yo, me alegro de tu vuelta, bienvenida de nuevo. Besos

MAYTE said...

Me alegro que estés de vuelta y que tengas las ideas claras.

Besos.

 
Chaleti © 2008 ♥ Template by B.K