martes, 15 de noviembre de 2011

Un regalo original

Mientras se me ocurre algo para celebrar nuestro próximo Aniversario, al menos ya tengo el regalo de Luis.

Ya he contado muchas veces lo que pasa en el Chaleti cuando llueve con fuerza, lo que en estos últimos años viene siendo cada vez más habitual, por desgracia. Porque últimamente cuando llueve no cae esa lluvia que recuerdo de mi niñez. No, el agua llega a espuertas. Con fuerza y mala leche. Una experiencia tan corta como intensa. Y aterradora si lo hace con nocturnidad, que también. Malditas tormentas...

En fín, hay una zona en concreto que no levanta cabeza. Decir que se forman charcos es decir demasiado. Todo un lateral de alrededor de la casa literalmente se inunda cada vez que la lluvia arrecia. El césped no hay manera de que remonte en esa zona. Calvas y más calvas donde el musgo es el rey. Es, además, una zona relativamente estrecha, con varios parterres. En dos de ellos mis limoneros intentan ganar la carrera de la supervivencia contra el propio césped, que egoísta él no los deja crecer y mucho menos darme algún que otro limoncillo para que recuerde lo que son...

Luis andaba desde hace bastante tiempo protestando: que si le cuesta Dios y ayuda cortar entre tanto parterre, que si el suelo está demasiado húmedo, que si las calvas, que si el musgo, ... un auténtico rollo. Y por eso llevaba tiempo tratando de convencerme de que había que darle una solución a este asunto. Estaba harto y es que el pasillo da verdadera lástima.

Pues bien. Como regalo, he dejado que "me convenza". ¡Anda que ha tardado en tomarme la palabra! ¡Dicho y hecho! Hemos quemado el césped y quitado los alcorques. Hemos alisado el terreno. Hemos tapizado la zona de malla anticrecimiento. Tres toneladas de piedras y nuestras uñas, lumbares y riñones (que se han quedado en el esfuerzo) han obrado el resto de la transformación. Menos trabajo para mi niño.

Este es el resultado. No me digais que no es un regalo muy original (y bastante caro, todo hay que decirlo, de ahí mi reticencia...).Y si llueve, que llueva. El agua no le hará daño a tanta piedra. Felices sueños... creo...


P.D. Mejor no pregunteis por mi espalda... (ahora adoro mi nueva faja ortopédica...).

5 Comments:

Sra. T said...

Hombre, bonito queda bien bonito!!
Y el regalo es original... y aunque hoy tu espalda y la suya esté resentida, seguro que en el futuro os alegráis de que esté así y no como antes.
Como bien dices... Dulces Sueños!

Besucos

Rose said...

Pues ha quedado precioso, de verdad, mucho esfuerzo sin duda, pero el resultado magnífico. Un besotes.

Nuria said...

Ha merecido la pena el esfuerzo, os ha quedado precioso, además habéis ganado en tranquilidad y ya estáis preparados para la llegada de la lluvia...
Besitos

MAYTE said...

Pues si, un regalo original, practico y bonito, ahora os toca disfrutarlo.

DANYGIRL said...

Ohhh que chulada! No sé cómo será el resto, pero esta sin duda sería una de mis zonas favoritas. Ya me veo en verano mirando la luna ahí.

 
Chaleti © 2008 ♥ Template by B.K