miércoles, 25 de noviembre de 2009

"Mi mujer no trabaja"

Si oigo esta expresión cuando a un hombre le preguntan por el trabajo de su mujer, que es ama de casa, me pongo de los nervios. Yo, que lo soy con dedicación exclusiva desde hace unos años, por imposiciones de la vida, nunca he oído a Luis decir semejante estupidez. El siempre matiza la frase y especifica que yo no trabajo "fuera de casa" (porque lo que es dentro...).
¡Qué poco reconocidas y valoradas están las labores del hogar! De soltera trabajaba en un laboratorio y, como no, en casa. Es un trabajo no remunerado, pero igualmente digno y a veces incluso más agotador. Y si lo era para mí, que vivía sola, no quiero ni imaginarme el día a día de las chicas casadas que también trabajan fuera. Y no hablemos si tienen niños...
Por eso, cuando oigo expresiones como esa...
Cuando me casé, como tuve que dejar el laboratorio, llegué a un acuerdo con Luis. El trabajaba fuera de casa así que a mí me tocaba hacerlo "dentro". Y a mi, chica independiente y de todo menos machista, no se me cayeron los anillos con semejante acuerdo. Porque siempre tuve claro que los dos trabajos eran igualmente importantes. El, con el suyo, sostenía económicamente la unidad familiar y yo, con el mío, hacía que su día a día fuera ordenado, limpio y cómodo. Me dediqué a hacer su vida agradable sin un ápice de remordimiento feminista porque si él era feliz y estaba relajado y bien cuidado, esto a la fuerza se reflejaría en su capacidad para llevar a cabo su trabajo con eficiencia y eficacia. Calidad de vida. Así ganábamos los dos. Quizás a esto se refiere el dicho de que tras un gran hombre siempre hay una gran mujer.
Más tarde, cuando Luis dejó su trabajo, el acuerdo cambió. Si ninguno trabajaba "fuera", los dos debíamos compartir el trabajo de "dentro". Y eso hicimos. Pero ¡ojo!, no repartimos todo al 50%, como hacen muchas parejas. Ni siquiera lo intentamos. Nuestra filosofía era otra.
Me explico. No nos valía eso de "esta semana planchas tu y la que viene me toca a mi"... No. Lo que hicimos fue "mientras tu planchas, yo quito el polvo" o "mientras yo guiso, tu sacas la basura"... El caso era llevar la casa entre los dos, con un reparto de las tareas, siempre dando opciones a que cada uno pueda elegir las que, o le gustan más, o se le dan mejor, o ambas cosas a la vez... (o ninguna, que también las hay, vaya si las hay...).
Entonces me tocó ver las caras de alguno de esos que dicen que su mujer "no trabaja" al enterarse. Y oirlos decir: Ah, ¿pero Luis "te ayuda" en casa?
Sin comentarios... ¿Es que por eso es menos hombre? Para mi precisamente, es todo lo contrario. ¿Y qué significa eso de que "me ayuda"? ¿Qué pasa, que las labores del hogar sólo son cosa mía? NO, señor, no "me ayuda". La casa es de los dos y tenerla en las mejores condiciones es cosa de ambos.
Para terminar, un consejo. Cuando los hombres se deciden a echar una mano en casa, hay que dejarlos hacer las cosas a su manera. Porque nuestro problema es que no sólo queremos que lo hagan sino que queremos que lo hagan como nosotras lo hacemos, ¿a que tengo razón?.
Por cierto, Luis lo hace mucho mejor que yo...

14 Comments:

Juanma said...

Me quito el sombrero por esta entrada de verdades como puños, sin complejos. Sobre todo por ese párrafo final que irritararía a más de una y de uno. Creo que tu casa, por tantas cosas como te he leído, se parece en mucho a la mía. Nosotros, casi empezando. Vosotros, manteniendo con amor lo que empezasteis con amor.
Y no dude usted en llamarme si se le acumula plancha y Luis no tiene ganas. Ya le sacaré yo luego una cervecita.

Un beso.

Lina said...

Totalmente de acuerdo. Aunque siempre he sido mujer casada que trabaja dentro y fuera de casa, por circunstancias, llevo un año ya ejerciendo de ama de casa a tiempo completo.

Suscribo tus frases como si las hubiera escrito yo...

Saludos.

Susy said...

Uf.Que buen post.Sincero y claro hasta la médula.
En nuestra casa,mi marido es el que trabaja fuera y yo dentro.Él pasa muchas horas fuera de casa debdoa su trabajo (taxista) pero cuando llega a casa no duda un momento en coger a nuestra pequeña Susi y jugar con ella para que yo pueda descansar,ya qu epor su edad (2 añitos) es la que más trabajo da.Las otras dos ya son un poco grandecitas (7 y 8 años).
Jejeje,como ves,en esta casa no cabe el aburrimiento.
Besos

Nuria Gonzalez said...

Estupenda entrada. Llevas mucha razón en todo sobre todo el final es sincero. Reconozco que soy una pecadora porque soy muy especial y me cargo con todo, pero estoy cambiando poco a poco, ya es hora no.

Las parejas de mi edad son difíciles de cambiar, pero aprovecha tú porque los tiempos cambian.

Besitos guapa

maria said...

Me parece magnifica tu entrada, ademas tu opinion la omparto, sabes valerte por ti misma en el mundo laboral, tu carrera y tu CV lo dejan claro y un dia optaste por un pacto co tu marido, ocupar otra faceta y trabajar dentro de casa, lo "negociasteis" asi y os compenso a ambos, osea un anexo al contrato que es matrimonio civil ..Sois felices asi? Pues cojonudo! ...Pero ahora no creo que tantas parejas puedan darse esa opcion a negociar que tuvimos a nuestras edades y ambos tienen que trabajar fuera para poder mantener ese hogar y ahi vienen los problemas de reparto de las tareas domesticas (Cosa que esta solucionando ZP a base de dejarlos en el paro, desgraciadamente) ... Yo admiro a lo que simplemente se resume como ama de casa, porque creo que es la "carrera" mas dificil y no todas optendremos jamas el cum laude ..yo apruebo muy por los pelos y tratandome muy generosamente...

En igualdad de condiciones y ambos teniendo que pasar horas fuera de casa por motivos laborales, no entiendo eso de que los hombres hagan lo que quieran y a su ritmo..A todos nos gusta lo mas facil y seguro que por mucho que un hombre comparta tareas domesticas con su mujer, sobre esta cae mas peso aunque trabaje mas horas fuera y sobre todo si hay niños ni te cuento...

Yo hoy por hoy y gracias a Dios puedo permitirme tener ayuda en casa y cuando no hay nadie, tengo "mas sangre en las venas" y lo hago todo en el momento, mi marido tambien hace las cosas mejor que yo, pero es de los que deja casi todo "para luego..." y luego lo hace pero eso a mi me quema... y corto ya que mi comentrio es casi mas largo que tu post..Me alegro de que estes realizada y satisfecha con tu eleccion y de que nunca te hayas arrepentido, eso es lo importante. Un beso

Isabel said...

Buena entrada Leticia, estoy de acuerdo contigo.

Ya sabes, las mentalidades cambian lentamente, tienen su proceso.

Un beso

Ana said...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, no cambiaría nada de lo que escribiste.
Creo que lo imprimo y se lo enseño a mi marido...

Besitos

Lisset Vázquez Meizoso said...

Querida amiga, gracias por poner por escrito y con tanto buen hacer, lo que much@s pensamos. Un abrazo fuerte.

angela said...

TOTALMENTE DEACUERDO .
UN ABRAZO

Leticia said...

A todos os agradezco especialmente vuestra visita a mi Chaleti en este post en concreto.
Juanma, Luis dice que aceptamos "cerveza".

alma máter said...

De acuerdo al 100%. hace tiempo hice un aentrada precisamente sobre "él te ayuda en casa??" ¡¡no puedo con esta frase!!!!

Un beso fuerte!

Rafael Parra said...

Todo lo que ha escrito Leticia es verdad, cuando he entrado en la casa de Luis y leticia no es producto del trabajo de una persona. El orden la limpieza ese cuartillo ordenado todos los tornillos y herramientas del jardin ni hablar no hay una mala ramita fuera de su sitio esto solo es a base de currar y trabajar los dos a la vez.

Saludos: Rafael Parra

Maitasun said...

Tienes toda la razón del mundo... EL trabajo dentro de casa es tudo, y a veces, agotador.... y si, yo que trabajo, estudio y encima hay que ayudar a cosas en casa, es duro... por lo que en casa siempre arrimamos todos el hombro... ya seamos hombres o mujeres...

MAYTE said...

Totalmente de acuerdo contigo, nosotros trabajamos los dos y la casa y los niños es de los dos.

Besos.

 
Chaleti © 2008 ♥ Template by B.K