miércoles, 8 de julio de 2009

Erase una vez...

Erase una vez dos sevillanas que se fueron a conocer en Tres Cantos. Una soltera, otra recién casada. El destino las hizo vecinas e inevitablemente, amigas.
La casada era tan feliz que quería que su amiga corriera su misma suerte y se propuso firmemente encontrarle un compañero. Así que un día organizó una cita a ciegas. Invitó a merendar a su amiga y a un compañero de trabajo de su marido.
Allí los presentó, uno a la otra, aunque, como la amiga soltera era muy tímida, casi ni se hablaron en toda la velada y él se marchó decepcionado y un pelín mosqueado.
Pero la casada seguía empeñada en juntarlos, así que organizó otro plan (¡bendita encerrona!).
Pidió permiso a su amiga para darle a él su teléfono si lo pedía. Y la soltera, que no quería que su amiga se molestara, le dijo que sí.
Mientras tanto, su marido, en el trabajo, le daba a su amigo el teléfono de la soltera diciéndole que ella se lo mandaba.
Animado el chico, se decidió a llamar a la chica y volvieron a quedar, esta vez solos, para tomar unas cañas, cada uno pensando que el otro quería volver a verlo.
Y hablaron, vaya si hablaron,... y desde entonces no se han separado.
Y fueron felices y comieron... de todo (¡cuando no estamos a dietaaaa!).
Y colorín, colorado, ... este cuento aún no ha acabado.
Como siempre por estas fechas, Luis y yo os damos las gracias. Gracias Regli, gracias Santi.

9 Comments:

YaS said...

Oh qué bonito!!! A veces cuesta un poquito abrirse cuando sabes que todo viene predestinado...pero desde que estuvieron solitos saltó la chispita...
Besootes

Ana said...

Lo que a ti te falta, a mi me sobra. Recuerdo que me presenté yo solita a mi marido, y desde ahí ya no lo solté,jejeje

Es una historia muy tierna, menos mal que todo salió bien! ;)

Estela said...

Una Historia preciosa...y ademas con final feliz..yo a mi marido lo conoci con quince años y desde entonces hasta hoy no todo han sido flores y violas pero aqui estamos...

Un abrazo!!!

Leticia said...

Y que dure... que a veces, como yo digo, también llueve en el Paraíso. Uno beso a todas.

maria said...

Yo tambien "puse un gallego en mi vida" hace ya 11 años, nosotros nos conocimos por internet,tambien por casualidad ..Somos muy felices y que Dios quiera que dure mucho. Un besito de otra andaluza bloguera en Londres

OC said...

Qué historia tan bonita!!!!
Y que bonito lo que dices en la entrada del aniversario
(FELICIDADES CON RETRASO!!!!)Es precioso leerlo y saber que lo sentís.

Nuria Gonzalez said...

Te deseo muchas felicidades por el aniversario de tu boda y perdón por el retraso.
Después de las vacaciones he tenido que ponerme al día con todos vosotros.

Tu historía de hoy es muy tierna y con final feliz.
Besitos

Leticia said...

Gracias chicas. Un abrazo muy fuerte. Los besos, con vuestro permiso, esta semana son para Luis...

Rosa Cáceres said...

Bueno, qué historia tan risueñamente feliz y humana. Desde luego, esa amiga tuya y su marido fueron los perfectos Cupidos, aunque en lugar de flechas utilizaron tretas más de nuestros días, alguna picardía y una verdad a mediss que lograron el resultado apetecido. Felicidades. Vaya cañitas de cerveza más eficaces, condujeron por lo que veo a una borrachera de felicidad que aún perdura. Que siga.

 
Chaleti © 2008 ♥ Template by B.K