lunes, 31 de agosto de 2009

Amigos en la distancia II

Como estos días estoy especialmente melancólica, recordando amistades lejanas, hoy voy a escribir sobre X e Y.
A X e Y los conocimos en Punta Cana. En la piscina de un hotel donde pasábamos las Navidades (eran los buenos tiempos...). Son portugueses, de Madeira. Como Luis habla gallego y ellos español, no tuvimos problemas para entendernos. Congeniamos enseguida y pasamos juntos el resto de las vacaciones. Incluso se escapó alguna que otra lagrimita cuando nos separamos...
Ya de vuelta, nos mantuvimos en contacto chateando y hablando por teléfono.
Y es submarinista profesional. Su profesión le obliga a pasar controles médicos periódicos y, casualmente, viene cada dos años a Málaga para hacerse una revisión. Así que el verano siguiente a conocernos quedamos en que, en vez de venir a un hotel, se quedaban con nosotros en Marbella.
Dicho y hecho. Lo pasamos genial. ¡Qué buenos recuerdos tenemos de esos días que pasamos juntos! Risas y largas, larguísimas veladas hablando hasta casi el amanecer... Y otra vez la tristeza de la despedida.
El año siguiente nos llamaron para decirnos que en marzo se iban de vacaciones a Cuba. Sabían que nosotros ya habíamos estado allí y lo mucho que nos había gustado y querían que fuéramos con ellos.
Entonces Luis y yo trazamos un plan...
De entrada les dijimos que no. Que si Luis tenía trabajo, que si ya habíamos estado, que si... excusas... y más excusas...
Mientras les contábamos donde ir, qué hacer,... nos enterábamos de la fecha de su viaje, del hotel al que iban,... y contratábamos el nuestro para llegar al mismo hotel, pero unos días después que ellos (nuestro presupuesto no daba para tanto tiempo como iban ellos).
Además, localizamos a D. Casualmente la novia que tenía cuando lo conocimos trabajaba en la recepción de ese hotel. Y nos reservó habitaciones contiguas.
A X e Y les dijimos que llamaran a D. de nuestra parte para conocerlo y quedar con él. Les dijimos que no podrían tener un guía mejor para que los llevara a La Habana.
Y a D., que ya estaba en el ajo, le dijimos que se hiciera el remolón diciendo que no podía acompañarlos los primeros días (para que no fueran hasta que llegáramos nosotros).
Un día antes de salir, Y nos llamó a casa para decirnos "lo bien que se estaba en la piscina del hotel", a carcajadas ... el muy c... Y luego, ya en serio, nos contaron lo que nos estaban echando de menos.
¡Cómo nos tuvimos que aguantar Luis y yo la risa! !Pensar que al día siguiente iban a vernos!
Llegamos al hotel pasada la medianoche. Teníamos pensado irnos a dormir y, a la mañana siguiente (una vez informados de cual era la habitación de nuestros amigos), llamar a su puerta como si fuéramos el servicio de habitaciones, y cuando abrieran,...
Pero, cuando nos acercamos a la recepción para registrarnos, y miramos a un lado, en la barra del bar del hotel, como buenos noctámbulos y con la copa en la mano, estaban los dos. Por suerte, de espaldas.
Dejamos las maletas y nos acercamos sigilosamente... Recuerdo que me puse detrás de X, la toqué en el hombro, y cuando se volvió grité "¡sorpresaaaaaaa!"
En mi vida voy a olvidar el grito que dio. ¡Y la cara de Y! Una hora después seguía moviendo la cabeza y diciendo ¡muuuuuy buenoooo!
Fue el mejor viaje de nuestra vida.

5 Comments:

Marian said...

Muy emotiva las experiencias que cuentas. Gracias por tus visitas, durante este mes de descanso no me he conectado apenas y por eso no he dado señales de vida hasta ahora. ¡Nos vemos! (...bueno, nos "leemos")

Ana said...

Que bonita sorpresa les preparaste, y menudo susto se habrán llevado,jajaja

Besicos

Princesa said...

Jooooderrrrr. que sorpresón... No me extraña que no se lo creyeran, a mi me hubiera pasado lo mismo...

Jolin, que gesto también el vuestro, a mi también me hubiera encantado!

un besote y gracias por compartir estas cosas con nosotros.

Pd. Ya hice mis deberes! :)

Nuria Gonzalez said...

Perdona pues este mes he estado, bueno "fuera" metafóricamente hablando y no te he comentado mucho, pero me estoy recuperando.
He visto que Marbella ha sido un punto de encuentro y me alegro por ello.

Les diste una buena sorpresa a tus amigos.!Genial!

Besitos guapa

Estela said...

Esas amiatades son las que vale la pena conservar...me imagino las caras que pondrian al veros...son sorpresas que no se olvidan.

Un abrazo!!

 
Chaleti © 2008 ♥ Template by B.K