miércoles, 24 de febrero de 2010

Dientes, dientes,...

¡Hay que ver cómo envídio unos dientes perfectos! Yo los tengo fatal, cada uno a su bola, ... como los tiene mi madre y casi todas mis primas. Es cosa de familia. De los Romano.
¡Maldita herencia! Y lo que más coraje me da es que la culpa, aunque hable de la herencia, es sólo mía...
Cuando era pequeña tenía unos dientes de leche preciosos. Pero unas encías pequeñitas, pequeñitas,... tanto, que cuando me salieron los dientes permanentes, no me cabían. Y claro, cada uno tiraba por donde podía...
Mis padres decidieron hacer el esfuerzo económico que suponía una ortodoncia y me pidieron cita con el dentista.
La primera vez fui, aunque a regañadientes, porque siempre le he tenido una fobia increíble. Qué digo fobia... le tengo auténtico pavor a un dentista. Esa primera vez sólo tuve revisión.
La segunda vez fue peor. Aún me acuerdo de la sensación al hacerme el molde. ¡Cómo tiró y tiró hasta que consiguió sacarlo...!
La tercera vez no volví. El dentista se quedó, eso sí, con mi molde preparado y yo en mi casa con mis díscolos dientes y tiritando con 40 de fiebre.
Y cada vez que en casa se volvía a hablar del tema, ea, la niña otra vez enferma, literalmente. Lo que hace el miedo.
Al final mis padres desistieron y yo me quedé como estaba...
Con los años me he arrepentido pero... al menos les ahorré un dinerito... Porque la ortodoncia era cara de narices... Qué digo era. Lo es. Mis sobrinas, como tienen la carga genética de los Romano, están abonadas ya al sillón del dentista. Unas ya han pasado por él. Otras están en ello. Y las que quedan apuntan maneras... pobrecitas mías. O mejor dicho, pobrecitas las cuentas corrientes de mis hermanos...

5 Comments:

YaS said...

Entonces los dentistas con tu familia se hacen el agosto jeje.

Yo no sé a quién salí con los dientes tan perfectos, porque mi madre tiene un esmalte horrible, y mi padre torcidos, los de debajo, que parece una carretera llena de curvas, mi hermano salió a él y ya se puso los aparatos y le quedaron bien, aunque nunca quedan tan bonitos como los naturales!! Yo estoy contentisima con mi dentadura, menos mal!!

Besootes

Lisbeth said...

¿Lo de los dientes es hereditario?, vaya! eso yo no lo sabía... yo tengo una boca perfecta, sin embargo mi hermana la ha conseguido a golpe de talonario...

Besos.

alma máter said...

No me hables de dentistas.. no me hables de dentistas... que me dan un yu-yu... que pa'que!!

Maitasun said...

Jo... es que lo de los dentistas... gracias a Dios yo tengo mis dientes bastante bien... pero aún asi... cuando voy de vez en cuando... muuuuuuy muuuuuuy de vez en cuando... no me hace ni p*** gracia!!

Besotes

MAYTE said...

Yo el dentista lo piso poco, tenemos los dientes bien, unos empaste y nada mas, pero cuando voy a las limpiezas de boca me da un repelús que ni te cuento.

Besos.

 
Chaleti © 2008 ♥ Template by B.K