domingo, 14 de febrero de 2010

San Valentín

Es curioso... Yo celebraba este día antes, a pesar de no tener amores que contar. Incluso me vestía de rojo para ir a la Facultad o al trabajo. Ahora, hay años en que ni me acuerdo. Entonces me hacían falta esas cosas para sobrellevar el día, supongo. Para evitar reconocer lo sola que estaba. Porque en el fondo, como para mí en aquella época, este es un día especialmente triste para muchas personas. Soledades.

Hoy no voy a hacer lo previsible y contar, una vez más, lo que quiero a Luis, bla, bla, bla.. Hoy no. Porque no es necesario. Y porque quiero recordar esa época en que, cuando más lo necesitaba, alguien me regaló el San Valentín más feliz de mi vida.

Cuando aún trabajaba en Madrid (soltera y sin compromiso, como siempre), solía venir a Sevilla casi una vez al mes a ver a la familia. Uno de esos fines de semana de visita, concrétamente el domingo, coincidió con el día de San Valentín.

Comíamos todos en casa de mis padres, como de costumbre cuando yo venía, y de pronto mi tío, el Titi, me regaló una rosa roja, de tallo largo, y me dijo: "Toma. Es para tí. Es tu regalo de San Valentín. Te quiero preciosa".

Estoy segura de que, como mis cuñadas venían a comer y él imaginaba que habrían recibido algún detalle ese día, no quería que yo fuera la única sin regalo.

Ese fue mi primer regalo de San Valentín. Llevé la rosa conmigo, a la vista, contenta y orgullosa, durante todo el viaje de vuelta en el AVE. Y seguí llevándola así al llegar a Madrid, en la estación, en el metro, en el autobús,... durante todo el camino a casa.

La gente me miraba y sonreía, imaginando... Y yo les devolvía mirada y sonrisa y pensaba que, por mucho que lo intentaran, nunca podrían imaginar cuánto AMOR había tras esa rosa.

Yo también te quiero, Titi.

8 Comments:

alma máter said...

Bonito post Leticia, sin duda esa rosa estaba llena de amor.

Un besote y buen domingo!

Lisbeth said...

Una historia preciosa. Gracias por compartirla.

Feliz San Valentin!!!

Juan Antonio Glez. Romano said...

Y yo también os quiero. Esos detalles del Titi lo hacían siempre, siempre tan especial. Un beso muy fuerte

Alma said...

Me gustan esos detalles, esos momentos q hamás se olvidan.

besos grandes


Alma

Maitasun said...

Que bonito!! A mi también me encantan esos detalles!

Besotes

MAYTE said...

Preciosa historia, tu tío, tuvo que ser una gran persona.

Un beso y Feliz Día.

laquesigueaqui said...

Qué entrada más bonita Leticia!

Tu Titi era un hombre especial sin duda, de los que se dejan querer.

angela said...

Que bonito!has tenido la suerte amiga y yo te deseo que siempre tengas dias felices , salud y pasando bien con todos que son cerca de ti y con nosotros amistades que hemos tenido suerte para encontrarte.
Un saludo!

 
Chaleti © 2008 ♥ Template by B.K