miércoles, 27 de mayo de 2009

Mi amiga Celia

Dicen que los amigos es lo único que podemos elegir. En el caso de mi amiga Celia, era imposible no hacerlo.
Cuando me concedieron la Beca Postdoctoral para trabajar en un laboratorio farmacéutico en Tres Cantos (Madrid), necesitaba arreglar mi estancia de un año allí. Nunca había salido de casa y no tenía ni idea de por dónde empezar. Celia era, por aquel entonces, la recepcionista de la Empresa. Cuando yo llamaba, ella siempre tenía una palabra amable y un poco de charla para mi. Sin conocernos en persona y sin darnos cuenta, nos hicimos amigas. Ella me buscó hotel, me fue a recoger a la estación, venía conmigo al salir del trabajo a buscar piso, lo que fuera, porque Celia es así. Es la persona más generosa que conozco.
Con el tiempo, nuestra amistad fue a más. A la primera persona a la que le presenté a Luis fue a ella. Ella me acompañó a comprar el vestido de novia. Y me regaló la liga, faltaría más.
Ahora la vida nos ha separado. Celia vive, con Jesús, su marido, y sus dos soletes de niñas, en Burgos. Luis y yo, en Sevilla. Pero, al menos una vez al año, Luis y yo vamos a verlos. Y en verano, en el Chaleti tienen su casita rural con "Todo Incluido".
A pesar de la distancia, seguimos contándonos nuestras penas y nuestras alegrías, pidiéndonos consejos y riéndonos juntas. Porque cuando encuentras algo importante en la vida tienes que agarrarlo con uñas y dientes, no vaya a ser que se te escape. Tu no, Celia. Tu eres mi AMIGA, para siempre, guapetona. Te quiero.

5 Comments:

alma máter said...

Leticia, gracias por tu visita a mi blog. Un placer verte por alli cuando quieras.

Preciosa entrada dedicada a tu amiga.

Un abrazo.

MAYTE said...

Leticia quien tiene un amigo tiene un tesoro.

Gracias por tu visita y bienvenida al club bloguero.

Saludos

Leticia said...

Gracias a las dos. Esperos veros por aquí, aunque entended que soy muuuuuuuuuuy novata en bloguilandia.

LUISA M. said...

Es una suerte y una alegría contar con una buena amiga (o un buen amigo) que siempre está dispuesta a ayudar, que te apoya cuando lo necesitas... Debemos cuidarlos como un tesoro.
Ah, no se nota que seas novata en este mundillo del blog. ¡Adelante!
Saludos.

Anónimo said...

Soy Jesús, el marido de Celia y el padre de mis dos soletes, que dice Leticia.
Sólo pudo decir que conocer a Leticia y Luis ha sido una de las cosas más importantes de mi vida. Con ellos no paro de aprender y aprender en todas las facetas de la vida. Me encanta su casa y su gente, su piscina y su ensalada (incluso la manera particular de servirla que tiene Leticia), su vino dulce y su terraza.
Yo ya era sevillista antes de conocerlos, pero ahora lo soy más.
Sólo puedo escribir aquí lo siguiente a modo de resumen:
MUCHAS GRACIAS POR VUESTRA AMISTAD. ES UN HONOR Y UNA SUERTE PODER SER VUESTROS AMIGOS.
GRACIAS.

 
Chaleti © 2008 ♥ Template by B.K