lunes, 4 de mayo de 2009

Una anécdota ferial

En Feria, a los que vivimos en el Aljarafe sevillano nos viene muy bien dejar el coche aparcado en el Charco de la Pava y coger los autobuses lanzadera. Así nos ahorramos atascos y horas interminables buscando aparcamiento. Tu llegas, dejas el coche, esperas unos minutos, te montas en un autobus, te bajas al final de la "calle del infierno" (como se llama en Sevilla a la zona donde están los "cacharritos"), andas un poquito, y ya estás en la Feria.
Pero el año pasado había huelga de autobuses. Y este servicio, que otros años funciona fenomenal, se quedó bajo (servicios) mínimos. Cuando Luis y yo llegamos al aparcamiento el primer día que bajamos a la Feria, las colas eran considerables, así que nos tocó esperar.
Por la noche, ya de vuelta, a la mitad de la "calle del infierno" vimos una cola enorme, nos miramos y los dos pensamos lo mismo: "Otra vez a esperar. Bueno, pues nada, paciencia y alegría, que estamos en Feria".
Pero pasaron quince minutos y la cola no se había movido ni un milímetro. Y lo que es más raro, no había signos de impaciencia en la gente. Entonces se me ocurrió preguntar a una señora que estaba delante con dos niños: "Señora, ¿sabe porqué no vienen los autobuses?" Y ella se quedó mirándome como a las locas y me contestó:"Y yo que sé, ésta es la cola del circo".

2 Comments:

Isa said...

Jajaja...la cola del circo!!
Oye, está muy bien el blog(para ser un blogodotis, claro) jajaja es broma!
Muchos besos:
Isa

Juan Antonio Glez. Romano said...

El rebujito es lo que tiene. Daños colaterales, en fin...

 
Chaleti © 2008 ♥ Template by B.K